Rompiendo paradigmas: Milonga Queer



Cuando uno piensa en Tango, inevitablemente llega al "sentimiento triste que se baila" de los argentinos. Ese baile apasionado y sufriente donde el hombre -que generalmente está vestido como en una película italiana de gangsters- lleva a una mujer glamurosamente vestida, por un salón en una danza que bien puede ser de ruego, de pelea o cortejo.
No por nada se dice que el tango argentino es el lugar por excelencia del machismo y de la heterosexualidad:


"La danza del tango en su versión convencional parte de la premisa de que la pareja posee 'naturalmente' una forma 'hetero' y la posición en el baile se define según el género. […] Desde el pensamiento binario que establecía una asociación directa entre el sexo biológico, el género y la orientación sexual, lo masculino era concebido como lo activo, lo dinámico, lo enérgico, mientras que lo femenino se asociaba con lo pasivo, lo receptivo, lo doméstico, lo sacrificado. En el baile esto se expresaba en un vínculo y una plasticidad corporal que se regía por estos vectores: en la modalidad dominante, el varón asume un rol activo, protector y conductor frente a una mujer posicionada social y plásticamente como pasiva, protegida y conducida. Otras posiciones eran impensables en este esquema." 
Sofía Cecconi: Tango Queer: territorio y performance de una apropiación divergente
Pero este fenómeno no es exclusivo de Argentina y en Chile, el tango también tuvo su apogeo. Valparaíso es un bastión de resistencia y vigencia si vemos las tanguerías existentes, en relación a la población.

Sin embargo -y lejos de lo que entendemos por tango convencional-  hay un movimiento que está revisitando este baile desde una perspectiva diferente.



Patricio organiza Milonga Queer y nos juntamos con él para que nos cuente de qué se trata.

Para hacer algo diferente, nos juntamos en el Parque Italia a beber mate y a conversar al calor del sol.

Milonga Queer se trata de olvidarse de los códigos de la heteronorma, dando la posibilidad de elegir libremente el rol que uno quiere ocupar, al igual que el sexo de la pareja de baile. Pueden ser parejas de baile mujer-hombre, mujer-mujer, hombre-hombre.



A través del intercambio de roles, se puede aprender los roles de los géneros independiente del sexo biológico.

A mí me suena a campanas ya que me encanta bailar, pero los jotes a veces hacen que se vuelva una situación incómoda. En Milonga Queer bien podría ir a bailar con una amiga, sin que nadie me mire como si me estuviera desubicando.



Patricio me cuenta que la idea no fue de él sino que vivió en Buenos Aires por más de dos años y que fue ahí donde descubrió el Tango Queer, un movimiento que comenzó en 2006.
"Afortunadamente, ya no lleva el apellido Queer, porque se ha naturalizado el baile entre parejas del mismo sexo biológico" me comenta Patricio.

Y ojo, que la movida del Tango Queer no crea solamente un espacio en el tango para parejas gay, lesbiana, transexual o intersexual, sino también abre un espacio de tango que invita igualmente a las parejas heterosexuales a invertir los repertorios de género: las mujeres aprenden la técnica de conducir y los hombres mejoran su sensibilidad bailando la parte convencionalmente 'femenina'.


Acá lo importante es que nos juntemos a aprender y a pasarlo bien. No importa que no sepas nada. No importa si vienes sol@, en pareja o con amig@s. Este es un lugar de esparcimiento, de respeto y es un lugar seguro, porque entre nosotros nos cuidamos y nos enseñamos. Milonga Queer es un espacio formativo donde vamos aprendiendo juntos clase a clase. Luego, cuando bailamos, ya somos todos amigos.


El proyecto es hermoso, pero aún hay más. Patricio me cuenta que bailan durante el verano, afuera del ascensor Reina Victoria ya que la idea es sacar el baile de los salones para poder democratizarlo desde la informalidad y para hacerlo aún más accesible, las clases funcionan con aporte voluntario. Además, los días de reunión son los días martes, para respetar los otros espacios donde se baila tango:


La idea es que si a alguien le gusta el tango, tenga más opciones. Si todos hacemos nuestras actividades el mismo día, en vez de abrir espacios, los estaríamos cerrando. La idea es que a la gente que le gusta bailar pueda hacerlo, que encuentre la mayor oferta posible, la mayor cantidad de instancias que existen en Valparaíso.

Las coordenadas 



Si quieres aprender a bailar tango, Patricio es quien se encarga de todo. 
Te puedes contactar con él a través del fanpage @MilongaQueerValparaíso 
También puedes sumarte a su instagram: @milongaqueervalpo
O lo puedes contactar a través de whatsapp: +56.9.79.30.40.12 
Envíalo por Google Plus

Subido por Angela Barraza

0 comentarios:

Publicar un comentario